• Comentarios de la entrada:33 comentarios

Miedo al éxitoTener miedo al éxito personal, a vender las obras artísticas / pinturas creadas y a que lo que hacemos con nuestras ideas y sentimientos guste a los demás, es un miedo muy inconsciente y que por ello adquiere un poder oculto de presión sobre la creatividad y la productividad artística.

Abaraca otros miedos: Miedo a tener que continuar un estilo «exitoso», miedo a tener que pintar de nuevo la misma obra que ha gustado a varios clientes, miedo a tner que hacer después de un buen trabajo, uno mejor, sin saber cómo… , miedo a la llamada de atención que genera un éxito, y a los críticos que acuden a juzgar si realmente ese éxito es válido, miedo a que otros artistas dejen de ser amigos por envidia, miedo a que se nos suba el éxito a la cabeza, miedo a dejar de ser como somos o como queremos ser…

Todo esto va a afectar a nuestra capacidad de Auto-disciplina y por lo tanto en nuestra actividad artística.

Theodore Bryant escribe en su libro una frase que se dicen las personas con este miedo:

«Quizás no quiero tener éxito realmente.» Que yo traduzco como «Quizás no quiero vender mis cuadros realmente».

Cuando yo vendo un cuadro se apodera de mi una felicidad dificil de definir… pero que sobretodo me provoca una energía extraordinaria para empezar a crear nuevas obras. ¿Cómo no querer vender las obras que uno realiza con su esfuerzo y corazón? ¿Porqué se puede producir, después de tener ya acabada una pintura, el no querer exponerla y encontrarle un dueño? Inconsciente pero real, el miedo al éxito y sus consecuencia existe y hay que enfrentarse a él para poder llegar a pintar, vender y continuar pintando como uno quiere.

Otro pensamiento es : «Si vendo mis cuadros y tengo éxito, esta fama hará que se me juzge a mi y a mi obra con mayor ojo crítico» … a lo que que también se teme que ese ojo crítico le de la vuelta al éxito y esa crítica extra provoque el fracaso. Miedo a los críticos y a los galerista que te van a decir cómo pintar.

Muchos artistas sienten pánico al anunciarles un premio porque esto les hace pensar: «Ahora todo el mundo esperará que mi próximo cuadro sea igual o mejor que éste con éxito, el cual ha surgido.. no se como…»

Y a su vez también se teme tener que continuar el estilo del cuadro exitoso, o el tema e ideas que refleja.

Tener que continuar un estilo/idea provocará un bloqueo en la creatividad y productividad por culpa de estar pensando tanto en lo que quieren y opinan los demás.

MUY EN SERIO: Un artista que piensa en qué van a opinar los demás de sus obras tiene un grave problema, por los siguientes motivos:

  1. No podrá concentrarse ni en sus objetivos artísticos ni en el desarrollo de su técnica, puesto que está concentrandose en saber qué y cómo quieren la obra los demás.
  2. Perderá su autenticidad, que er el «Ser fiel a uno mismo». Al intentar crear obras para satisfacer los deseos de otros, no satisface sus deseos y necesidades artística que son la esencia de su voluntad creativa.

Para mi, el Arte auténtico es aquel que transmite, cumple o realiza las necesidades artísticas de una persona. Si el artista en vez de conocer sus propios deseos, busca los deseos de otras personas (cosa bastante dificil de lograr), entonces deja de hacer arte y pasa a ser un artesano, muy bueno con la técnica y las ideas ajenas pero ignorante del más profunto sentido del arte.

Por otra parte, el éxito de las obras también provoca un empujón hacia delante, a trabajar más y más rápido. Un artista puede sentirse muy animado y trabajar más y mejor gracias al éxito pero también puede sentirse presionado por tener que hacer más deprisa ,de lo que quiere o puede, unas obras y un desarrollo artístico personal e interior. El éxito se convierte en una presión para continuar con el mismo éxito y no caer de nuevo en el «no vender nada…»

El miedo a estar solo en lo alto.

¿Cómo reaccionarán los demás ante mi éxito profesional artístico?

El miedo al éxito aquí enlaza con el miedo a la soledad o a ser apartados del círculo social conocido y estimado.

Tener éxito y ser feliz parece un pecado si conoces el sufrimiento de otros a quienes estimas.

A veces el miedo al éxito se genera por el conocimiento del fracaso de otras personas a quienes estimamos. Pensamos: «Si yo tengo éxito y vendo mis cuadros donde mi amigo ha fracasado, ésto le afectará y se sentirá mal por mi culpa.»

Sin embargo, creo que el compañerismo, la compasión y el apoyo a quienes han fracasado no debe paralizar el desarrollo personal de una persona. Ni por el fracaso ni por el éxito de otros debemos bloquear nuestro desarrollo.

Nunca se debería comparar el propio desarrollo con el de otros (en ningún aspecto de la vida). Cada persona es un mundo y su evolución requiere un tiempo y cumple unas necesidades específicas. Es una solemne tontería querer lo que otros tienen o no desear algo porque otros tampoco lo tengan.

Cada uno su vida,  cada uno su obra.

Por último, se teme perder la naturalidad, la espontaneidad y la alegría de la actividad creativa, que pasa a ser un trabajo , con unas responsabilidades con los clientes y una presión por seguir haciendo las cosas bien y con éxito.

EJERCICIO DE EXPLORACIÓN DEL MIEDO AL ÉXITO

Hay que tomar tres obras que hayan triunfado y que podamos ver ciertas consecuencias negativas posteriores. Es decir, el éxito de esas tres obras no condujo a situaciones no deseadas…

Ahí van mis «éxitos».

Caminante sobre la Niebla de Caspar David Friedrich

Caminante sobre la niebla de Caspar David Friedrich

Este cuadro, que simplememte es una copia del famoso cuadro, lo pinté para mi adre, luego lo puse en internet y pronto se vendió. Al poco tenia dos nuevas peticiones para volver a copiarlo, mi padre quería una nueva copia y un amigo del comprador quería otro… Me negué a tener que pintarlo otra vez.  Las copias solo las hago una vez. Pero lo malo de hacer copias es que el éxito es «falso» pues no ha sido una creación propia. Este tipo de éxito me hace ver el poco éxito de mi obra propia…

Con tu fuerza y la mia

Pintura Amantes en la ciudad

Presentado en un concurso, fue seleccionado para la exposición. Puesto que estaba bastante mal pintado, rápido y por acabar, el cuadro seguro que fué mirado por un ojo más crítico… Y además es un cuadro bastante «de mi estilo»… acrecentado con el extraño título que se me ocurrió en aquel entonces.

Se trata de dos amantes que viven su amor cubriendose con una manta sobre la cual aparece la civilización, la contaminación y la basura. Ellos se marginan de ésto en un abrazo sobre un lecho de hojas.

Técnicamente es un desastre y seguro que fué duramente juzgado…

Unidos por la música

Pintura Unidos por la musica

Se trata de un collage con papel y látex. Con estos materiales hice el volumen de un trombón encima de la madera y las formas de una guitarra. Pintado con polvo de oro y con colores alrrededor, una partitura, etc. El cuadro lo expuse en un pub, junto a otros compañeros. Se vendió rápidamente a la Unión musical (era el tema de la exposición) y luego un músico de allí me pidió cuatro o cinco cuadros con ese estilo… De lo cual aprendí una buena lección. No obligarme a seguir un estilo, porque todo saldrá mal…

Sobre lo de seguir un estilo debo añadir algo que pienso… Buscar el estilo personal se parece a algo así como buscar el «amor para siempre». Siempre me he negado y me parece algo tonto. Hasta que un dia lo encuentras y decides que estás mejor así.

Por ahora no tengo «estilo para siempre», quien sabe si algún dia me decidiré…

Disciplina para artistasEste tema es continuación del tema Disciplina para Artistas.

Si deseas ver o añadir un comentario pulsa el botón Abrir Comentarios