• Comentarios de la entrada:6 comentarios

Renoir destaca, en mi opinión, sobretodo por la representación de la vida y la búsqueda de la belleza interior que lleva a cabo en sus retratos. Normalmente en los rostros de mujeres o niñas donde consigue expresar la inocencia, la armonía del ser y una bondad expansiva.

Jeanne Samary de Renoir
Retrato de Jeanne Samary pintado por Renoir, 1877. Fuente Wikipedia commons

Aquí presento unos cuantos ejemplos de los rostros mágicos que conseguía “indefinir” con la pincelada impresionista. Recordemos que el impresionismo no debe mirarse de cerca, puesto que solo toma sentido y brilla cuando miramos la obra con unos metros de distancia. Sin embargo, me interesa mostrarlos de cerca para apreciar sus trucos.

Su técnica se basa en:

  • La luz potente de la piel, que contrasta con otros colores potentes.
  • El brillo de los ojos, destacado con los negros de pupila y pestañas.
  • La pincelada que genera un dibujo perfilado en el sitio exacto pero sin ser un dibujo duro ni realista, sino libre y dinámico.La técnica impresionista permite crear una atmósfera que nace del propio rostro
  • Una atmósfera lumínica y con movimiento que le aporta mucha vida. No importa ver en el retrato la definición de las formas de alguien concreto y exacto, y gracias a esto se libera su espíritu de sus propias formas. Toma vida propia en el lienzo. Este ha sido una de las grandes aportaciones de Renoir a la historia del arte.

A veces, para pintar a alguien, hay que ignorar los detalles de su rostro, sus arrugas o sombras. No se trata de “pintarlos más guapos” sino de ignorar detalles insignificantes creados por un presente siempre muerto.

No se puede decir que los impresionistas pintaban siempre un instante de luz y tiempo, sino que era la comprensión de éstos lo que movía su obra.

Las obras de Renoir son un buen ejemplo de cómo absorber, no solo la luz que nos rodea, sino también nuestro espíritu en un presente, no ajeno al pasado y el futuro, a base de unas cuantas pinceladas bien compuestas.

Madame Charpentier y sus dos hijas

Madame Charpentier y sus dos hijas, 1878, Metropolitan Museum of Art, Nueva York. Fuente Museo de arte metropolitano de Nueva York

Madame de Renoir

A orillas del mar (By the Seashore), de 1883, Renoir. Fuente Museo de arte metropolitano de Nueva York

Baile en Bougival de Renoir

Baile en Bougival de Renoir, 1883, pintura en el Museo de Bellas Artes de Boston. Se puede ver la ficha de la obra en Wikipedia

Dos hermanas en la terraza, pintado por Renoir en 1881

Dos hermanas en la terraza, pintado por Renoir en 1881, Art Institute of Chicago. Ver en Wikipedia

Si deseas ver o añadir un comentario pulsa el botón Abrir Comentarios