Imprimar es la preparación de las telas o lonas en los bastidores de madera. La diferencia con los cuadros en blanco que venden en muchas tiendas de chinos y otras de arte, es la elasticidad que en la tela se puede lograr.

Al pintar es necesario que la tela sea fuerte pero no totalmente dura, pues esa es la diferencia con la pintura sobre tabla. Es decir, las telas sobre bastidor permiten que las manos y los pinceles sientan un soporte capaz de recibir sus movimientos, cediendo un poco ante la fuerza pero volviendo al sitio rápidamente.

Imprimar o preparar lienzos

Método para montar la tela en el bastidor

En esta imagen se puede ver el orden y las direcciones al estirar la tela para ir grapándola al bastidor.
Montar lienzos
Imagen de un lienzo y la forma de grapar la tela.

Utensilios necesarios:

– Un bastidor de madera y una tela a su medida. La tela debe ser loneta, nunca tan fina como la sábana, sino con un grosor mediano o grueso.
– Una grapadora profesional.
– Látex o cola de conejo.  Consultar la entrada de Imprimaciones

Modo de preparación de la tela sobre el bastidor:

Se empieza grapando solo los centros de cada palo. Marcado en la imagen con Grapa 1, 2, 3 y 4. La tela se puede grapar redoblada o suelta según cuanta sobre y a gustos.
Debe estirarse bien la tela de un extremo a otro y debe estar alineado, recto como le corresponde conforme al bastidor.
Después se va grapando desde estas grapas ya puestas hacia el final de la esquina del bastidor y estirando la tela todo el tiempo para que no queden arrugas. En la esquina se dobla la tela y se grapa de modo que no quede a la vista desde el lado donde se pinta.
Si hay arrugas porque la tela no va recta, sus hilos en línea recta con el bastidor, se tendrá que desgrapar la zona y volver a estirar la tela y grapar. Si queda demasiado blanda o suelta, también tendremos que desgrapar. La tela debe quedar tensada y lisa.

Preparar la imprimación:

Se puede utilizar una pintura ya preparada, llamada Gesso, o se puede preparar con agua y cola vinílica (también llamado látex) o con cola de conejo. Para la receta de cola de conejo ver el tema: Cola de conejo para imprimar lienzos

Si se desea imprimar con látex, la primera capa de imprimación se puede preparar con las siguientes proporciones de agua y látex: 40% de látex y 60% de agua. Hay que tener en cuenta que según la marca de Látex, este puede ser más o menos denso.

Se debe pintar desde el centro hacia fuera, hacia esquinas y bordes.
La primera capa de imprimación debe tener más mezcla de agua. Si ésta primera es demasiado pastosa, se seca muy rápido y la tela absorbe más por unos sitios que por otros mientras aún estás pintando, sin poder repartir igual por todo el lienzo.

Una vez se ha repartido esta primera capa diluida, la tela no absorbe tan rápido. Se podrán añadir más capas más esperas para que así la tela tenga más pintura y cierre el poro de la tela, de modo que puede quedar muy lisa.

También se puede pintar la tela con pintura que añaden materiales como arena, aserrín, etc, que aportan texturas. Ver el tema: Materiales para crear texturas en un cuadro y normas básicas