La incapacidad de Pablo Picasso

12 junio 2008 » Artistas » 25 Comentarios

Picasso era hijo de un pintor que le enseñó desde pequeño a dibujar y pintar. Como niño precoz ganó una gran confianza en si mismo. Esta seguridad, su fuerte salud y un carácter pasional, le impulsaban a trabajar incansablemente y fomentaban su capacidad creativa.

Obras de su juventud

Madre de Picasso Picasso circo Guitarrista epoca azul de Picasso

París y el triunfo

Al trasladarse a París y conocer toda la vanguardia, las absorbió rápidamente y continuó el camino empezado.
Intelectualmente, Picasso era un Genio. Comprendió que el futuro del arte estaba en fusionarlo a conceptos abstractos – racionales como el espacio y el tiempo, los símbolos. Y Picasso era un gran cerebro lleno de conceptos racionales.

Pintura Cubista

Cubismo Picasso

Al ser Picasso un creativo – racional, su arte deriva hacia la ciencia, la experimentación y también los juegos con la pintura.
El método científico era la forma que eligió Picasso para comprender la realidad. Este método, como ocurre con anatomistas, aprende de la desfragmentación, separación y destrucción de las formas. Y una vez destruido había que reconstruirlo y entonces creaba la pintura. En esto se basa toda su creatividad, en reconstruir con su imaginación lo antes destrozado.
Sin embargo, creo que no se puede comprender plenamente algo que se ha destruido, pues su existencia ha sido eliminada.
Sí se puede, por el contrario (como hacían Chagall y Matisse) persistir en el conocimiento de aquello que sigue existiendo y con tiempo llegar a su esencia.

Consciente de este fracaso, Picasso rechazaba su propio racionalismo de científico, dejándose llevar por la espontaneidad y los cambios de idea. Esto impedía que apareciese en su obra justo lo que él buscaba: la expresión de la emoción y los sentimientos, que requieren una gran concentración para ser expresados con arte. Es muy difícil juntar en una obra dos polos opuestos: sentir y pensar.

Una incapacidad frente a un gran talento

Creo que Picasso no amaba. Predominaba en él una visión negativa. Tenía que expresar lo horrible, lo diabólico y lo muerto. Por ello, no le importaba destruir la realidad, no necesitaba modelos y cambiaba de obra continuamente. En sus obras cuesta encontrar la inocencia de un Matisse, o el profundo cariño vital de un Chagall. Todo lo bueno y bello de la vida que otros artistas si sabían expresar.

Pero si encontramos, por el contrario, en las obras de Picasso, la alegría del juego pictórico, la imaginación pura y los descubrimientos de la ciencia. Corazón roto pero genial.

Algunas de sus destruidas y reconstruidas mujeres

picasso-cubismo-modeloMujer PicassoMujer PicassoPicasso Mujer deformada

Muy interesantes la Confesión de Picasso

Y el documental EL Misterio de Picasso, donde se puede ver al artista en su proceso creativo.


¡Comparte este tema del blog con tus amigos!

Busca un tema:

25 opiniones en “La incapacidad de Pablo Picasso”

  1. Rafa dice:

    Hola Cristina, el conocimiento es importante, por eso discutimos las cosas, por eso y para cambiar las cosas a mejor, pero cuando yo hablo de juicio, me refiero a emitir un juicio de valor sobre los demás. Creo que cuando empezamos a juzgar a los demás y a nosotros mismos estamos sin saberlo cavando nuestra tumba. Yo si que veo en la complejidad de Picasso como pintor amor a la vida, pero el que amara a las mujeres desde el egoismo o la ignorancia no le hace un ser incapaz de amar o merecedor de tal etiqueta. Imagino que tu tambien tendras unos valores como persona que hagan que te indigne su actitud, yo tambien los tengo. Pero desde mi punto de vista esto que digo es cierto y prefiero ver lo positivo de el.

  2. Graciano dice:

    Hola Cristina, hola a todos.

    En cuanto a esa interesantísima discusión que Rafa y tú manteneis acerca de Picasso, tras mi experiencia de una vida entera pintando quiero reafirmar eso que dices: “es muy difícil juntar en una obra dos polos opuestos, sentir y pensar”. Cuando veo una obra de Picasso admiro, como no, esa perfecta ejecución técnica conseguida a base de la iteración ensayo-error emulando al científico en el laboratorio. Pero no encuentro sentimiento; lo que yo busco no está en el juego de luces del reflejo sobre la superficie del objeto, ni siquiera está en el interior del objeto o la historia del personaje modelo, lo que yo busco no lo encuentro en un picasso, pero sí en un goya o un greco. Esa es la razón
    fundamental de mi actual crisis alejándome de lo tradicionalmente figurativo, pero, aunque como decía Picasso, llegase a pintar como un niño o como el artífice de Altamira, mi duda sería si realmente estoy comunicando un sentimiento o simplemente estoy describiendo lo que veo a mi alrededor.
    Y en lo que se refiere al ambiente del “artista” y las mujeres, viví los años sesenta entre pintores callejeros de Madrid a los que se añadían algunos jóvenes aspirantes a toreros. En mi opinión, ambiente de “cartón-piedra”.
    León Tolstói decía: “el que ha conocido sólo a una mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil”.

    Un abrazo,
    Graciano

  3. Rafa dice:

    Hola Cristina, creo que si bien valoro tu expresión y la colección de fotos que aportas, porque enriquecen y considero un coraje importante exponer tus ideas.. No estoy de acuerdo contigo en la parte de que Picasso era incapaz de amar o de trasmitir eso a sus obras. En primer lugar cojer el rol que le atribuyeron de mujeriego indiferente y usarlo para definir su manera de sentir o pintar, me parece un analisis plano además de poco cientifico aunque para estas cosas yo no creo en la ciencia.
    Pues creo que para conocer a alguien debes usar lo espiritual. Yo tuve una compañera en bellas artes que me dijo que Picasso decía “Amo demasiado como para quedarme con una sola” No creo que nadie pueda sentir que ama demasiado siendo incapaz de amar. Y esta compañera me dijo también que con cada persona que estaba le explicaba lo que habia. Sabemos que la gente es mala. Y yo prefiero entender con el corazón que con la mente caotica, con la mente no dirigida al corazón.
    Entiende que yo tampoco puedo saber cual es la verdad, pero considero que el enfoque hacia algo asi, yo lo hubiera hecho desde este conocimiento y desde una vision positiva, lo negativo aumenta lo negativo. Además amar no es solo amar a otra persona, amar es para mi la autenticidad del ser humano, su alma, para mi, además la pasión que Picasso tenía por la pintura era amor: La tecnica en las artes, es algo más mecánico, sino mira las instituciones de danza como escojen a los niños para sus escuelas, y aunque todo está interconectado, la expresión es una capacidad de plasmar emociones en tu arte, y yo en Picasso veo vida, amor, poesia, y si veo una mujer rota, desestructurada como tu dices, lo veo como un aspecto que no cobra protagonismo por intelectualizarlo, lo siento con el corazon y no se trascribir lo que percibo ni asegurar si es cierto. Desde luego hay un egoismo y desinteres hacia el sufrimiento o el destino de las amantes de Picasso por parte suya, pero yo no sabria medirlo, y mucho menos seria capaz de darle el rango de total y categorizar a Picasso como un ser incapaz de amar, no es asi, para mi el amor está en su pintura. Creo que a la hora de pintar igual que a la hora de pensar es importante como enfocas la vida, pero claro, a la hora de juzgar a alguien, lo mejor es no juzgar. Un abrazo

    1. Cristina dice:

      Hola Rafa
      Si no juzgáramos nada nunca tendríamos nada que discutir. Y no sabríamos lo que hemos entendido pues nadie nos lo debatiría.
      Este tema lo escribí hace años y muchas veces he pensado lo injusta que soy con Picasso. Era un artista muy complejo. Nada que ver con Matisse y Chagall pero no creo que fuese mala persona, solo bastante egoísta y caprichoso. Hizo sufrir mucho a sus mujeres. Consecuencias de su genio.

  4. Graciano dice:

    Hola Cristina, hola a todos

    Recientemente he tenido la ocasión de visitar la exposición “Picasso/ Lautrec” que se presenta actualmente en el Museo Thyssen. El tema central de la muestra es mostrar la influencia que Toulouse-Lautrec, ya consagrado como uno de los líderes en el ambiente artístico del Paris de finales del siglo XIX, ejerció sobre el jovencísimo Picasso recién llegado. En esta exposición se presentan obras “emparejadas” de ambos autores en las que claramente se observa esa influencia, no solamente en la temática sino
    incluso en la técnica, especialmente en los comienzos de su periodo azul. Desde el momento en que lo conoció, Pablo se sintió embelesado por el ambiente que frecuentaba Henri y la fuerza con que lo representaba llegando en ocasiones casi a lo caricaturesco, y es muy interesante ver cómo esa fuerza aparece en la obra postrera de Picasso setenta años después. Se hicieron grandes amigos, tanto es así que la famosa fotografía de Toulouse-Lautrec de cuerpo entero, depié y apoyado en un bastón se mantuvo siempre a la vista en el estudio de Picasso al paso de los años.
    Al salir de la exposición y recordar aquello que decía Picasso, “los buenos artistas roban, los malos copian”, se me ocurrió escribir el tema que expongo a continuación:

    EXCESO DE MÉTODO VERSUS GENIALIDAD

    El desarrollo evolutivo del homo sapiens a lo largo de los tiempos ha consistido fundamentalmente en observar, imitar y experimentar. El simio primigenio observaba, después imitaba y en una fase posterior podía quedarse en eterno imitador o arriesgarse a experimentar en búsqueda de algo que le satisfaciese más que lo que ya conocía. Si el experimento fracasaba y volvía a explorar, era señal de que estaba transformándose en homo sapiens.
    En lo que se refiere a las artes plásticas siempre he creído que la genialidad está fuera de todo método. Por supuesto que aquel que desee expresarse mediante, por ejemplo, la pintura, tendrá que conocer los métodos y materiales elementales para hacerlo. Pero, y ese es el matiz que yo quisiera recalcar; tal vez le resulte más edificante para su futuro si en sus comienzos su “maestro” le enseña exclusivamente lo más elemental obligando a ese “aprendiz de artista” a tomar cuanto antes la repetitiva senda de presentimiento-acción-error en la que, solamente en muy escasas ocasiones, se le presentará la oportunidad de sentir la llegada de las musas. Si el joven principiante es vigilado de cerca a todas horas y durante años por el avezado profesor, es muy probable que ese alumno llegue a manejar con soltura la experimentada técnica de su mentor y consiga realizar obras con una perfección cercana a la del maestro, de tal manera que esa semejanza será lo que acabará identificando su estilo personal.
    Pero en mi opinión, tanto si se trata de asistir a clases presenciales como estudiar en libros o siguiendo algún programa audiovisual, lo primordial será definir claramente desde el inicio que es lo que se quiere, si “fabricar” o “crear”. Si se trata de fabricar,será cuestión de llegar a manejar la técnica de la forma más automática y exacta posible utilizando las herramientas más idóneas; cuestión de robotizarnos. Pero para crear no se necesita llegar a tanto, la técnica e incluso la herramienta tienen que tratarse con menos respeto y más tolerancia en los errores ya que precisamente ese “error” es el que podrá separar la obra genial de la serie numerada. Hablo de desarrollar el espíritu, no de ganar dinero, porque en los tiempos que corren parece que se gana más dinero “fabricando” que “creando”.
    Por otra parte, la libertad es el anhelo supremo del ser humano, de ahí su afán por ser único, por salirse del grupo para emprender en solitario su exclusivo camino hacia la genialidad. Como el niño que aprendiendo a montar en bicicleta empieza a pedalear tan pronto como su padre deja de sujetarle, así el futuro artista empezará a crear desde el momento en el que su maestro deje de corregirle al darse cuenta de que aquellos errores iniciales se van transformando en semillas de creatividad. Y al igual que el niño experimentará sus primeras caídas al soltarle, así el novel creador empezará a conocer las dificultades que tendrá que ir superando en su camino hacia el éxito. Pertrechado como equipaje fundamental de su afán por aprender y agudizando al máximo sus sentidos de percepción, emprenderá el camino que le llevará a conocer a los grandes maestros a través de sus obras. Aunque nunca le olvidará, ha dejado a su primer maestro para covertirse, no en “autodidacta”, sino en “multididacta” .
    Y así, sin parar de descubrir, tal vez llegue a vivir algunos momentos de aquellos a los que se refería Edgar Degas cuando decía: “solamente cuando ya no se sabe lo que está haciendo, un pintor hace las obras buenas”.

    Saludos,

    Grcaiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El blog PinturayArtistas.com de Cristina Alejos te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Cristina Alejos como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Byethost (proveedor de hosting de blog PinturayArtistas.com) en EEUU. Si deseas eliminar los datos proporcionados escribe un correo electrónico a [email protected]
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la página: http://www.pinturayartistas.com/politica-de-privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



12,401 comentarios en el blog