Dibujar con carboncillo

20 agosto 2012 » Técnicas de dibujo » 49 Comentarios

Las barras de carboncillo son uno de los primeros materiales de dibujo con los que se empieza a trabajar cuando una persona quiere aprender muy bien a dibujar y para ello, debe practicar mucho. Se trata de finas ramitas tostadas hasta el punto ideal. Estas barritas son lo bastante blandas para deshacerse sin esfuerzo conforme la vamos rozando contra los papeles pero lo suficientemente duras para cogerlas, manejarlas y permitir que nuestra mano empiece a tomar experiencia y agilidad.

Con el carboncillo se pueden trazar líneas muy finas, sobre todo si se perfila, se le da punta, con una cuchilla. O también se pueden hacer grandes manchas, que según si apretamos más o menos, serán de un tono más o menos oscuro. Por esa variedad de trazos, es ideal para practica y hacer muchos dibujos, dejándonos trabajar rápidamente e incluso si lo deseamos, haciendo muchos detalles que requieren más tiempo.

Dibujo al carboncillo

La técnica del carboncillo se acompaña de los siguientes materiales:

  • Los carboncillos, de diferentes medidas o grosores. Los gruesos son para manchar amplias zonas y los más pequeños para dibujar detalles.
  • Para difuminar se utilizan los difuminos (también de varios grosores), esponjas, un trapo de algodón y algodones (un bastoncillo de los oídos también puede servir).
  • Para remarcar el dibujo se utiliza lápiz conté (negro y graso), para oscurecer. Y para crear luces (sobre todo si se utilizan papeles oscuros) se pueden sacar luces con los elementos de rectificación como las gomas moldeables o se puede usar tiza o pastel blanco que se aplica encima del dibujo.
  • Para rectificar o eliminar exceso de carbón lo primero que se puede hacer es soltarlo con un pincel seco y soplando con cuidado. Después se usan primero los algodones y difuminos y por último, cuando no hay forma de extraer el carbón de otro modo, las gomas modelables para carboncillos. Estas gomas se pueden modelar, es decir, darle una forma para así rozar la zona con el tamaño ideal. La tiza o pastel blanco también se puede usar para rectificar.
  • Papel blanco o de colores. Para practicar existen muchos papeles económicos (papel de estraza), que en las escuelas de bellas artes se utilizan a tamaño completo de 60 cm por 90 cm, aunque se pueden cortar en el tamaño deseado. Nunca con papeles con plástico, en los que es imposible dibujar. Para trabajos más elaborados y de calidad deben emplearse papeles con más capacidad absorbente del carbón. Los papeles de dibujo al carboncillo más utilizados son los Faber Caster o los Ingres, que son papeles que tienen un gramaje fino, medio o grueso pero de gran calidad.

Preparar el difumino

Los difuminos son en realidad papel enrollado formando un palo, pero engomado un poco para que se queden sus hojas unidas. Como es papel, absorbe, retira y reparte el carbón, con lo que se puede trabajar muy bien para crear claroscuro.
Los venden endurecidos por lo que se deben preparar antes de utilizar. Esto se hace primero golpeando el difumino con un martillo. Se debe hacer con una fuerza media de modo que poco a poco se vaya ablandando pero no se llegue nunca a romper o quebrar. Se va girando el difumino e iremos notando que con los golpes acaba siendo un palo pero de superficie elástica. Cuando ya está bastante blando, se debe poner en vertical y dar un golpe seco a la punta inferior para que salga hacia arriba la punta superior más puntiaguda. Al final se debe lijar con una lija de madera fina para que su punta acabe siendo una superficie suave y uniforme. Conforme vayamos ensuciando el difumino al dibujar tendremos que ir limpiándolo y definiendo mejor su punta con esta misma lija fija. Lijar siempre en la misma dirección, por ejemplo, cogiéndolo por el mango desde arriba hacia abajo, donde está la punta.

Técnicas con el carboncillos – Consejos para trabajar bien con el carboncillo.

Primero se traza el dibujo con un carbón mediano. Cuando hay algún error de dibujo, basta con darle unos golpes con un trapo y el carbón salta del papel. Así se redibuja encima, pero no deben marcarse fuertes los trazos hasta que no esté el dibujo correcto.

Las zonas con manchas grandes de carbón (como los fondos negros) de realizan poniendo el carboncillo de lado, sobre todo trozos de carbón con un tamaño de 6 ´o 7 centímetros, para manchar más rápidamente la zona.

Se puede utilizar también el color negro en polvo (como si fuera el propio carboncillo rayado en polvo) cuando hay zonas grandes de color oscuro y expandirlo con esponja o con un difumino grueso.

Se puede trabajar en una mesa y en horizontal siempre que sea necesario, por ejemplo al expandir o manchar grandes zonas de negro, así se evita que el carbón manche el resto del dibujo.

Para crear sombras muchas veces se utiliza el propio difumino, que cuando está manchado es él mismo el que mancha y sirve como un lápiz blando. Para ello, incluso se va manchando el difumino sobre la zona con carbón y trazando después los dibujos o sombras suaves. A lo que se puede añadir más carbón y difuminar.

El dibujo se va fijando por fases, para que no se desprenda el carbón ya aplicado y poder oscurecer más algunas zonas del papel. Si no se tiene fijativo, las lacas del cabello sirven igual de bien.

Se debe tener mucho cuidado de no engrasar el papel, no con los dedos ni con las gomas comunes, pues genera marcas imposibles de eliminar, que incluso no permiten ser tapadas con manchas de negro.

A veces los carboncillos tienen nudos que son más duros y rayan el papel. Se debe vigilar que el carboncillo no lo tenga y lijarlos cuando sean detectados esos nudos.

Se debe tener mucho cuidado también con nuestras propias manos una vez manchadas, sobre todo con los brazos si trabajamos sobre una mesa horizontal, y con la parte de la palma con la que solemos apoyarnos sobre el papel.

La última fase del trabajo debe ser siempre fijar el carboncillo con el fijador, pues esto lo protegerá. Suavemente con la yema del dedo rozaremos las zonas del dibujo para comprobar que ya no desprende carbón. Con eso está bien fijado. Si no es así, se vuelve a pulverizar más fijador. Una vez bien fijado no se debe añadir más carbón ni rectificar. Y por último debe enmarcarse con cristal.


¡Comparte este tema del blog con tus amigos!

Busca un tema:

49 opiniones en “Dibujar con carboncillo”

  1. Miriam dice:

    Y si una retrato de carboncillo quieres añadir colores que se usa ??tizas??ceras??colores acuarelables?? Gracias de antemano.

  2. ivan dice:

    Hola, yo ya he trabajado con el carbocillo, y la verdad que le experiencia fue buena, hoce un autoretrato y bueno, habia zonas que nl se parecían. Quiero hacer otro de nuevo, pero no me acuerdo del nombre de la goma que se emplea, podrías ayudame? Gracias dd antemano

    1. Cristina dice:

      En carboncillo clásico no se usan gomas de borrar, se borra dando unos golpes con un trapo, para que el polvo del carbón salte del papel.

  3. Oscar dice:

    Hola! gracias por tus post, muy prácticos para el oficio.
    Estoy dibujando al carboncillo en papel ingres de 50x70cm, pero quiero hacer un tema en horizontal. ¿Las barbas del papel deben estar en horizontal o es indiferente? Supongo que la dirección del trazo a la hora de sobrear y difuminar cambia… No lo sé te agradezco la respuesta perdona si la pregunta es muy tonta

    1. Cristina dice:

      Tiene horizontales, pero verticales también. Quizás debes decidirlo según el propio dibujo, para que así refuerce tus líneas.

  4. Daniel dice:

    El Carboncillo te lleva al Lápiz, el lápiz te lleva al lápiz de color, el lápiz de color te lleva a la acuarela…
    Una cosa te lleva a otra.

  5. Daniel dice:

    El Carboncillo te ajuda mucho en el proceso creativo, de futuros dibujos a lápiz.

  6. Daniel dice:

    El antecesor del carboncillo y de la mina de plomo fue la piedra negra, que consistia en
    pizarra arcillosa de grano apretado que se presentaba en barritas.

  7. Daniel dice:

    Yo creo que hay que SENTIRLA ( la técnica) y cogerle el tacto. En pocas palabras “perderle el miedo”,
    a equivocarse, a mancharse… Por que al fin y al cabo son obsesiones, traumas, miedos… que uno tiene.
    Y que con la practica va superando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El blog PinturayArtistas.com de Cristina Alejos te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Cristina Alejos como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Byethost (proveedor de hosting de blog PinturayArtistas.com) en EEUU. Si deseas eliminar los datos proporcionados escribe un correo electrónico a [email protected]
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la página: http://www.pinturayartistas.com/politica-de-privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



12,401 comentarios en el blog