• Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hoy presento el Museo de la Orangerie, que se conoce también como el Museo de Monet, porque en este museo se exponen los cuadros de nenúfares más grandes del artista.

El edificio es magnífico, con unas grandes salas circulares. Fue construido en 1852 en la terraza del jardín para albergar durante el invierno los naranjos que decoran el jardín del Palacio de las Tullerías, que previamente se albergaban en la gran galería del Louvre. La estructura se parece mucho a un invernadero: su fachada sur que mira hacia el río está hecha de vidrio para dejar entrar la luz y el calor del sol. La fachada opuesta, frente a la calle Rivoli, está casi completamente vacía.

Museo de la Orangerie de Paris - Nenúfares de Monet

PARIS - MUSEE DE L'ORANGERIE

Paris (Ier arr.). El museo de la Orangerie en el jardín de Tulleries hacia 1900.

Es con Georges Clemenceau, que Claude Monet eligió instalar en el Museo de la Orangerie del Jardín de las Tullerías, este gran mural. Trabajó allí desde 1914. Durante ocho años, este proyecto es objeto de duras negociaciones con las autoridades públicas, en las que Clemenceau desempeñó un papel determinante.

Durante la década de 1920, el Estado francés construyó dos piezas ovaladas para la exposición permanente de estas ocho pinturas de estanques de nenúfares de Monet. Estas ocho composiciones son de la misma altura (2 m) pero de longitud variable (de 5.99 ma 17.00 m), distribuidas en las paredes. El conjunto forma un área de unos 200 m2, lo que lo convierte en uno de los logros más monumentales del siglo. Monet ha pintado estas composiciones para que cuelguen en un círculo, como si un día o cuatro estaciones pasaran ante los ojos del espectador.

La exposición se abrió al público el 16 de mayo de 1927, pocos meses después de su muerte.

De acuerdo con el diseño propuesto por el propio Claude Monet, las ocho composiciones se dividen en dos salas ovaladas que se siguen una a la otra. Estas habitaciones se benefician de la luz natural del techo de vidrio y están dispuestas de oeste a este, según la raza del sol y uno de los ejes de tráfico de París, a lo largo del Sena. Los dos óvalos evocan el signo del infinito mientras que las pinturas despliegan el ciclo de luz de un día.

Monet aumentó considerablemente el tamaño de su proyecto inicial. El pintor quería que el visitante estuviera totalmente inmerso en la pintura y se olvidara del mundo exterior. El final de la Primera Guerra Mundial en 1918 lo confirmó en su deseo de ofrecer belleza a las almas magulladas.

La primera sala contiene cuatro composiciones que muestran los reflejos del cielo y la vegetación en el agua, desde la mañana hasta la tarde, mientras que la segunda sala incluye pinturas con un efecto de contraste por las ramas de sauce a lo largo del agua.

Fotos de los lirios de agua o Nenúfares del naranjal (Orangerie)

Museo de la Orangerie de Paris - Nenúfares de Monet

Nenúfares de Monet

Museo de la Orangerie de Paris - Nenúfares de Monet

Detalle pinceladas de los Nenúfares de Monet

Museo de la Orangerie de Paris - Nenúfares de Monet

Detalle pinceladas de los Nenúfares de Monet

Enlaces relacionados

Si deseas ver o añadir un comentario pulsa el botón Abrir Comentarios